domingo, 28 de diciembre de 2008

LO QUE APRENDÍ

Me desperté temprano, y pedí el desayuno en la habitación, para tener tiempo de preparar el equipaje. Separé ropa cómoda y liviana, pues ya sabía que el trayecto de regreso a Varadero, demoraba bastante; por otra parte saldríamos de La Habana a la hora que el sol caía más fuerte.
Mientras armaba las valijas pensé que estaba aprendiendo mucho acerca de este país. La mayoría de los cubanos con quienes había podido entablar conversación eran personas cultas, educadas, esforzados trabajadores; adquirían mercadería para su propio consumo por medio de tarjetas de racionamiento; por lo cual, cualquiera fuese la profesión que tuvieran, trataban de realizar tareas relacionadas con el turismo internacional, para tener oportunidad de recibir dólares en concepto de propinas. Este tipo de ingreso “extra” les permitía adquirir productos tanto en el mercado negro ó por medio de alguna persona que tuviese acceso a los lugares destinados a ventas para los turistas. A los residentes les estaba prohibido manejarse con moneda extranjera. En Cuba circulan dos tipos de monedas: el Peso Cubano (CUP ó MN) y el Peso Cubano Convertible (CUC), el residente usa el Peso Cubano (de menor valor); el extranjero el Peso Cubano Convertible o los dólares –según sea el lugar donde adquiera-.
Para los visitantes de otros países los productos resultan bastante caros, por lo que imagino, que para quienes viven en ese País es aun más difícil.
El tabaco, de buena calidad cuesta una fortuna para los turistas; aunque se puede conseguir comprando en la calle, pero no es bueno, son lo que yo llamaría cigarros “mentirosos” pues de afuera se ven similares a los de marca, pero por dentro están armados con restos de tabaco picado o son de mala terminación. Es aconsejable cambiar el dinero solamente en los hoteles y casas de cambio, pues se corre el riesgo de ser engañado (porque se ignora la diferencia entre uno y otro tipo de moneda).
También aprendí que no tengo gustos refinados y prefiero las vieyras que son más dulzonas a las ostras, de gusto un poco más fuerte; probé por primera vez langosta y cangrejo, quedé maravillada de su buen sabor. La cerveza es riquísima, la que más se consume es la rubia. Me agradó tanto el ron blanco como el dorado y el mojito se convierte en un “vicio” para quien lo prueba bien preparado. Las comidas tradicionales son sabrosas, de buen aroma y condimentadas.
En mi última salida en esa ciudad, opté por ir a almorzar en uno de los pequeños restaurantes llamados “paladar”. Allí es posible degustar comidas de la cocina criolla o más refinada. Tenía curiosidad por saber de que se trataba.
Fue una hermosa experiencia. Era una casa antigua, el salón de dimensiones no demasiado amplias; con pequeñas mesas cubiertas de manteles blancos labrados. También los vidrios de las ventanas estaban cubiertos por visillos bordados; las paredes pintadas de celeste pálido daban al ambiente una atmósfera confortable. La vajilla y platería eran antiquísimos y refinados. Cubiertos de plata y copas de cristal labradas. Nos explicaron que esos elementos habían pertenecido a las antiguas familias encumbradas que habitaban en la Isla y fueron confiscados en la época de la Revolución.
El derecho a tener un Paladar se lo habían ganado porque el padre de quienes regenteaban este pequeño establecimiento, había muerto en la lucha revolucionaria.
Pedí pollo relleno a la usanza criolla; el plato estaba exquisito, de muy buen sazón. Yo elegí tomar cerveza rubia, otros pidieron camarones y pescado, que acompañaron con vino blanco. Mi postre fue ensalada de frutas con un toque de crema. Eran manjares salidos de la cocina artesanal de una mujer cubana.
Si bien se demoró el momento de servir el menú elegido - lo que era razonable- pues se preparaba cada uno de los platos luego de la elección, no nos preocupamos, porque la charla nos mantuvo entretenidos y disfrutamos de este momento tan bonito. Las horas pasaban, volvimos al hotel con el tiempo justo para que nos recogieran.
Nuestra estadía en La Habana concluía. A partir de esa tarde tendríamos oportunidad de disfrutar de las playas de Varadero. Un lugar bellísimo y diferente.

Magui Montero
NOTA: Imágenes extraídas de internet

10 comentarios:

~PakKaramu~ dijo...

Happy new year to you

Mar y ella dijo...

Aprendo cada día,hoy aprendi,mañana seguro tendre una nueva enseñanza,a veces a costa de un buen porrazo...y en otras como suave balsamo....me trae tu dulce brisa.......
Un abrazo..
Mariella

mimo dijo...

MAGUIIII!!!

¡FELIZ NOCHEVIEJA 2008!

¡El que no pueda con las uvas que pruebe con aceitunas...!

¡Últimos saludos, besos y abrazos del 2008!

¡VIVA LA PEPAAA...!

Magui Montero dijo...

Hola PakKaramu! Muchas gracias por tus buenos deseos!!
Un abrazo desde este rincón de Argentina.
Magui

Magui Montero dijo...

Hola Maryella! La vida es un eterno aprender, lo bueno y lo malo nos dejan siempre experiencias, que si se saben aprovechar adecuadamente, dejan enseñanzas que nos sirven para el futuro.
Un abrazo enorme querida amiga, y que el 2009 sea pródigo en bendiciones para ti y todos tus seres queridos!
Magui

Magui Montero dijo...

Hola!! Gracias por tus buenos deseos!! Aquí en Argentina, en lugar de uvas o aceitunas tomamos un trago de buen vino por cada campanada! jajaja!!! Felicidades para ti!! y un maravilloso año 2009!
Muchísimos besos!!!
Magui

Roberto Esmoris Lara dijo...

Abrazo, Magui querida, es hermoso viajar con vos.
Ya consumimos el primer día de 2009 pero estamos a tiempo para desearnos lo mejor en los que siguen...Felicidad, amiga.

Abrazos y besos
REL

Magui Montero dijo...

Hola Roberto! Me siento feliz de que te agrade viajar conmigo! Pues acomódate a mi lado y seguiremos recorriendo bellos paisajes y conociendo gente.
Los mejores deseos también vayan para ti. Iniciemos el 2009 paso a paso disfrutando de cada día y llenémonos de buenos momentos, ternura y paz.
Un abrazo grandote desde la tierra donde no se pone el sol.
Magui

mares dijo...

Me alegra que te gustara nuestra cocina. Yo mm!!... me muero de ganas por unas empanadas caseras al tipo argentino.
Un beso y seguimos en contacto Magui.

Magui Montero dijo...

Hola Mares!! Amiga recuperada! Te extiendo mis brazos! y te ofrezco de corazón, cuando tu desees, un espacio en mi depto. (pequeñito y sencillo)cuando desees visitarme. Si aceptas estoy dispuesta a a empacharte de empanadas santiagueñas! jajajaja!
Besotes!
Magui