lunes, 22 de diciembre de 2008

ÚLTIMA NOCHE EN LA HABANA

Cuando regresé al Hotel, me pareció que había cruzado la frontera de la sinrazón. Estaba en un mundo diferente, las luces brillaban, música suave, lujo, gente hablando en distintos idiomas, grupos de personas distendidos echados indolentemente en los sillones del lobby. A escasos metros del lugar donde esperaba la llegada del ascensor, observé un hombre cuyo rostro me parecía conocer. ¿Dónde lo había visto antes? Delgado apuesto, muy alto, ojos profundamente azules, tez bronceada.
Supongo que mi insistente mirada, hizo que también dirigiera sus ojos hacia mi; sonrió con picardía y me dijo –hola, como estás? En un español básico y esforzado. Reconocí a un famoso actor de cine que yo admiraba y ni en mis sueños más locos hubiese imaginado conocer; menos aun que me dirigiese un saludo. Le respondí con un –buenas noches, que impensadamente sonó más bien como una invitación pecaminosa. Afortunadamente se abrió la puerta del ascensor y me perdí en medio de otros pasajeros, con el rostro cubierto de rubor.
Tomé un baño, me arreglé y bajé a cenar, en el comedor un trío de cuerdas, con acompañamiento de tumbadoras, ejecutaba conocidas canciones. El colorido y la decoración de la comida eran deslumbrantes.
Disfruté de un cóctel de camarones y vino blanco frío, un postre riquísimo cuyo nombre no recuerdo y café. Estaba cansada, ese día habían pasado demasiadas cosas, pero no quería irme a dormir. Al día siguiente, a las tres y media de la tarde partía para Varadero. La Habana me estaba mostrando su otro rostro, aquel del que disfrutaba la mayoría de los extranjeros que llegaban a la isla; pero a mi me había impactado la hermosa tarde que pasara en compañía de quienes, como muchos otros cubanos hacían una vida apacible y sencilla; donde las familias eran parecidas a miles de otras de cualquier lugar del mundo.
El grupo de compañeros de viaje me incitó a conocer el Piano - Bar del hotel, donde había espectáculo en vivo. En realidad era un cabaret de lujo, que tenía su propio plantel de acompañantes; una cubana bellísima enfundada en ajustado traje de noche cantaba acompañada de un pianista. La ambientación era futurista, paredes grises, adornos cromados, luces suaves. Mucho control y personal de vigilancia; pedí un trago, dispuesta a seguir escuchando esa hermosa voz; pero las luces mortecinas, la excursión, el paseo con Pedro (mi amigo y guía particular) y el alcohol estaban haciendo su efecto. Así que abandoné al grupo, y regresé a la habitación, entre las risas burlonas de los que se quedaban a trasnochar.
Corrí las cortinas del baño, me sumergí en el jacuzzi; la vista nocturna era fantástica. Desde el cuarto piso podía ver el mar y un trozo de la ciudad. Del otro lado de la bahía se divisaban los potentes reflectores de un monumento histórico.
Mis párpados pesaban una tonelada, y salí del agua. Envuelta en la bata de baño me tiré sobre la cama y quedé profundamente dormida. Me estaba despidiendo de la Capital de Cuba. Era la última noche de mi estadía.

Magui Montero

10 comentarios:

Roberto Esmoris Lara dijo...

Magui, vos te sumergiste en el jacuzzi y yo en tu relato...me traía a la memoria fotogramas de esas películas americanas del cine "blanco" que transcurrían en La Habana. Es maravilloso cómo lo cuentas y como marcas el contraste entre los personajes del "Salón futurista" con la sencillez de aquella gente del común en un "Café" de la ciudad vieja.
Me encantó, quiero que sigas esta saga que podría llamarse "Una santiagueña en Cuba", porque tu mirada descontaminada haría estragos entre los lectores.
Un abrazo fuerte, amiga, y si no te "veo" antes, que lo pases muy feliz. Brindaré con un "mojito" por tu salud y la de todos tus seres queridos.

Abrazo!!!

Magui Montero dijo...

Hola Roberto! Gracias por tus bonitas palabras. En realidad mi intención fue siempre brindar a los que me leen, un paisaje de lo que tuve oportunidad de vivir. Cada cosa que vi, cada lugar recorrido y hasta los sentimientos que se despertaron en diferentes lugares.
Lo que voy posteando está extraído de mis cuadernos de viajes; aunque ciertas veces prefiero quedar silenciosa respecto a detalles que pueden afectar a las personas que me recibieron o comentarios que discretamente me guardé, pues no agregarían nada a mis relatos.
Desde este blog, luego de Cuba, iré contando mis viajes a Chile, Bolivia y Perú, paises en los que también hice gran cantidad de amigos y que tienen tanta magia y belleza como estos a los que me refiero ahora.
Por otra parte las experiencias me sirven de fuente inagotable para escribir cuentos, que surgieron ante lo que impactante de aquello que me va nutriendo interiormente.
Un abrazo inmenso querido hermano!
Dios te bendiga! Felicidades para ti y todos tus seres amados!
Magui

Magui Montero dijo...

He perdido mi enlace hacia el espacio de mi querida amiga MARES. Me aparece como que el blog fue eliminado, quizás se trate de un error. De todas formas, supongo que seguirá entrando a leerme.
Por este mensaje quiero dejarle los deseos de una hermosa Navidad y un Próspero Año Nuevo!!
Y le digo como a todos mis amigos que visité antes:
Levanto mi copa en alto rebosante de Esperanza, estoy sentada a tu mesa de Amistad, comeremos un bocado de Amor, otro de Paz, otro de Unión. Le traigo de regalo el mejor de sus Sueños para que lo use en lo que más ansie!!
Un afectuoso abrazo que la contega a ella y a todos los seres que ama!!
Con todo mi afecto!
Magui

Magui Montero dijo...

Para quienes deseen contactarme les envío mi correo: maguimontero@gmail.com

~PakKaramu~ dijo...

Happy new year to you

Mucha de la Torre dijo...

Me gusta como describes las situaciones es como vivirlas No te pierdas .........yo no me perderé Gracias por tu tiempo en mi blog
Lo mejor de tu vida para éste nuevo año

Magui Montero dijo...

Hola Mucha!! Como perderme, si estoy a cada momento en tu blog porque me gusta muchísimo! Te retribuyo tus buenos deseos!! Que Dios bendiga tu camino y el de los seres que amas!!
Un abrazo!
Magui

Magui Montero dijo...

Hola PakKaramu: Muchas gracias por tus buenos deseos, y gracias por dejar tu huella.
Un afectuoso saludo.
Magui

mares dijo...

Hola Magui. Recién estoy regresando de algunos días en el campo con mis padres, pero aunque tardío, FELIZ AÑO NUEVO!! para ti querida amiga.
Besos, te sigo leyendo y te quiero!

Magui Montero dijo...

!Hola Mares!! Por fin te recuperé querida amiga!! y no sabes la felicidad que me dá!!
Feliz Año 2009, que sea pródigo en Bendiciones, Felicidad y Prosperidad, para ti y para todos tus seres queridos!!
Un abrazo afectuoso y grandotote!
Te quiero un montonazo!!
Magui
PD: No te imaginas la alegría que sentí cuando leí tu comentario en mi página, pues había perdido la esperanza de recuperarte!
Muchísimos más besitos!
PD": Te dejo el mensaje en este lugar, pues intenté varias veces pero no pude dejar comentarios en tu blog...