viernes, 5 de diciembre de 2008

UNA TARDE AL RITMO DEL SON

Una habitación no demasiado grande, dos mujeres y un hombre ya mayores, conversaban animadamente cuando entramos. Saludaron con afecto al improvisado guía, mientras echaban miradas desconfiadas hacia mí, que permanecía parada cerca de la puerta.
El taxista (a quién daré el nombre supuesto de Pedro) les explicó la razón por la que me había traído, y sus rostros cambiaron.
Ambas mujeres, eran más bien pequeñas y entradas en carnes; una de ellas más morena que la otra. La que parecía mayor, llevaba el cabello recogido en un pequeño rodete, que dejaba escapar rizos entrecanos; la más joven tenía pelo corto. Se acercaron sonrientes dándome sonoros besos en la mejilla. El anciano, delgado, de escaso pelo, ojos grandes, rostro lleno de arrugas, se sacó la gorra que llevaba puesta y extendió la mano, cuando Pedro hizo las presentaciones.
El lugar era una especie de pequeño bar, había un mostrador de madera lustrada, unas mesas y sillas, todo de diseño antiguo. El ambiente poco iluminado, piso de cemento alisado, las paredes mostraban rastros de humedad y restos de varias capas de pintura, estaba limpio, pero olía a tabaco fuerte. No sabían como comportarse, que ofrecerme, supuse que se sentían incómodos, por esta llegada imprevista de alguien desconocido. Pensé en decir algo más que solo responder las preguntas lógicas de nombre, lugar de donde provenía y como era mi familia.
Les conté que andaba de paseo, quería escuchar música, conocer gente; que era una persona de trabajo. Se reían de mis ocurrencias y al poco rato me sentí rodeada de amigos.
La tarde caía, alguien trajo una guitarra, Pedro cajoneaba en la mesa, poco a poco se asomaron otras personas más; reconocí sentada en el escalón a una de las niñas que había visto jugar en la vereda, cuando caminaba con Pedro. La melodía que entonaba el anciano intérprete, era suave, rítmica, la voz ronca pero melodiosa. La niñita se paró, movía piecitos y caderas con la sensualidad de una mujer adulta. Mi reciente amiga me susurró sonriente y con orgullo – es mi nieta. Yo batía palmas, me sentía feliz de haber encontrado gente simple, sencilla, que me permitía ir conociendo otro rostro diferente de la Cuba turística. Con algunos tragos de alcohol encima, me animé a bailar unos pasos y canté con ellos trozos de viejas canciones.
Antes de partir, les dejé pequeñas cosas que traía en la mochila; enojada conmigo misma por no tener más que ofrecerles a cambio de tan bonitos momentos. Los caramelos, el jabón, dentífrico, dos bolígrafos, el cuaderno de notas, al cual le arranqué las hojas escritas, la toalla de mano y el desodorante; fueron recibidos como tesoros. Pagué las bebidas y salí sonriente. En la mochila solo quedaba una cámara de fotos, las hojas cortadas del anotador, una botella con restos de agua mineral, y el dinero justo para pagarle a Pedro.
La noche había caído, caminamos hasta el automóvil; poca luz en la calle, pero no tenía miedo, me sentía cuidada y protegida. Cuba mostraba el corazón de su gente, tan cálido como yo me imaginaba.
Eran las 10,00 de la noche cuando nos despedimos con Pedro a pocos metros de la puerta del hotel. Le di un fuerte abrazo, sabiendo que tal vez no lo volviera a encontrar. Le brillaban los ojos cuando dije, muchas gracias por entenderme, a lo que él respondió, gracias a usted por ser distinta.
Me quedé mirando el viejo automóvil que se perdió a la distancia y entré en el lobby del hotel. Ahora si, podía decir que estaba conociendo La Habana.

Magui Montero
NOTA: Imagen extraída de internet

13 comentarios:

Roberto Esmoris Lara dijo...

Qué apunte sublime. amiga, que bien retratada cada escena, cada fisonomía,cada momento mágico en La Habana... tu nobleza, tu buena fe y tu cariño sirvió para que te abrieran las puertas de sus almas...tal vez humildes, o un poco sufridas como las paredes o el mobiliario de aquel rincón de ensueño, pero de una grandeza singular...así son los puieblos, por lo general, cuando no se los mira con ojos críticos o desconfiados, cuando se los quiere como hermanos.

Te dejo junto a mi abrazo todo mi agradecimiento por este apunte.
Gracias

REL

Magui Montero dijo...

Muchas gracias por tus palabras Roberto! Me satisface haber logrado retratar en parte el espíritu de esa bella gente; y más aun... que haya tocado el corazón de quién me leé, del mismo modo que yo lo sentí cuando estuve con ellos.
Un abrazo enorme! La agradecida soy yo en este caso, pues para mi es una satisfacción que llegues a visitarme en este riconcito.

amor dijo...

eso de "ser distinta" me encanta de ti

ya sabes que a mi modo también lo soy

y la canción que has puesto me llena de sinceridad y de sueños

y te beso, señora

s

Magui Montero dijo...

hola Santi!! No sé si soy "distinta", quizás he aprendido que la mayoría de las personas lleva una máscara, solo para hacer creer que su postura frente al mundo es correcta de acuerdo con ciertas reglas. Yo aprendí poco a poco a quitármela.
Algunos pueden catalogarme de "extraña" pero tengo mis propias pautas y normas, que respeto a rajatabla, aunque pueda quedar como tarada (cosa que poco me importa)
Tal vez llegue a escribir sobre lo que considero mi decálogo de vida, y verás que es mucho más duro que lo considerado "socialmente correcto". Lo primordial por encima de todo es respetar el parecer de cada persona, así sea totalmente contrario a mis pensamientos. El segundo (creo que igual a ti en eso) es soñar... nunca dejar de soñar, aunque para ello deba reventarme la cabeza contra la pared a cada instante.
El tercero (hay muchos más) bailar al ritmo de mi música, lo cual lleva implícita mi libertad de ser fiel a la palabra empeñada, aunque ya no esté cerca la persona a quien se lo prometí, ni le importe que hago o dejo de hacer. En tanto y en cuanto YO esté conforme, cómoda y feliz con la promesa realizada.
No tengo cadenas que me aten, ni nada que me detenga cuando me impongo algo.
Soy como una nuez... con cáscara muy dura por fuera, no me dejo descubrir facilmente, pero dejo señales... si las encuentra la persona adecuada, maravilloso!! Pero si no aparece, igualmente será perfecto, porque estoy cómoda siendo como soy.
Las canciones no deben llenarte de sinceridad.
Los temas que uno elige serán aquellos que un intérprete (cualquiera) cante en sus letras, y a través de eso puedas ver el reflejo de lo que uno siente como propio.
Yo también te envío un besote inmenso!!! que cruce el océano para llegar a ti, mi querido amigo Santiago.
Magui

Francisco Javier dijo...

Que bonito blog, realmente me llegó al corazón, muy lindo todo, acogedor, como estar en casa leyéndolo sin salir de la habitación, y así poder recorrer el mundo, descubriendo nuevas estancias llenas de distintas culturas. Besitos.

mares dijo...

Hola Magui. Que lindo saber que te sentiste a gusto junto a esas personas sencillas.
Sigo atenta a tus escapadas habaneras.
Besos desde aquí.

Magui Montero dijo...

Hola Francis! Me alegro mucho que te haya gustado mi blog! y ese es el sentido que intento darle. Mi idea es que quien accede a este rinconcito, pueda, sin salir de su casa, pasear de mi mano por diferentes lugares. Y aquellos que alguna vez visiten esos paises y ciudades, que seguiré describiendo poco a poco; puedan opinar, comentar, o corregir, si creen que hay algo que se me pasó por alto.
Ansío que sea mi humilde aporte para el conocimiento de lo que tuve oportunidad de ver, y ser ojos, aídos y corazón de aquellos que no conocen esos paisajes y su gente.
Un beso grandote!
Magui

Magui Montero dijo...

Hola Mares! ¡Cómo no sentirme cómoda y feliz! si estuve tal como cuando visito a los viejos amigos de mi antiguo barrio!
Besitos!
Magui

mares dijo...

Hola Magui. vengo de pasar por "Corazón de azucar" pero no supe como dejarte un comentario en él.
Que hermosas fotos has puesto!
Y hablando de estas, como te me pareces en las tuyas que colocaste allí a una hermana que tengo en tu país. Hermana no de sangre, pero si de afectos y complicidad.
Besos y Felices Fiestas querida amiga.

Magui Montero dijo...

Hola Mares, los comentarios se deben poner al pie de los videoclips que voy insertando. Supongo que te refieres al espacio que hay en "premios y agradecimientos" pues allí inserté las fotografías de mi familia y algunas mías. Esas últimas fotos son de una travesura cuando fue la culminación de las actividades culturales en mi provincia del presente año. (Hace pocos días) ... Y bueno, payaseando me "disfracé" para bailar salsa. Me alegro de ser parecida a alguien caro a tus afectos! Espero estar también en algun pedacito de tu corazón!!
Gracias por tus deseos de felicidad!! Felices Fiestas también para ti querida amiga!!!
Besotes inmensos!!!!!
Magui

roxana dijo...

MAGUI. Gracias por tus hermosas palabras en mi post de navidad. Un beso grande y un gusto en conocerte!
Roxana

~PakKaramu~ dijo...

Happy new year to you

Magui Montero dijo...

Hola! Muchas gracias por tus buenos deseos! Gracias por dejar tu huella!
Un saludo afectuoso.
Magui